YOU'LL NEVER WALK ALONE

¿Qué es lo que hace tan especial al estadio del Liverpool? ¿Por qué se forma esa atmósfera épica que contagia a los jugadores?

Habrá muchas razones, pero una de las principales nos remite a una canción que desde hace décadas suena y suena en los prolegómenos de cada partido en Anfield. «You'll never walk alone», «Nunca caminarás solo» en español, es algo más que un himno para los aficionados «reds». Es una opción de vida, un lema que les acompaña por siempre y que llevan incrustado en el corazón.

¿Y cómo termina una vieja canción de musical convertida en himno de uno de los equipos de mayor tradición en Inglaterra? Según cuentan, la canción estaba incluida en una cinta que sonaba por la megafonía de Anfield antes de los partidos, y fueron los propios hinchas del Liverpool quienes se pusieron a cantarla un día que el sistema de audio falló.

Al terminar, el estadio enmudeció coincidiendo con la salida del equipo al campo, y de repente una espectacular ovación recorrió la grada.

Sea como fuere lo sucedido aquel día, el estadio de los «reds» puede presumir de tener música propia. Y esa música también juega. No marca goles, pero juega.




When you walk through a storm,

hold your head up high,

and don't be afraid of the dark ;

at the end of a storm there is a golden sky

and the sweet silver song of a lark.

Walk on through the wind,

walk on through the rain,

tho' your dreams be tossed and blown.

Walk on, walk on with hope in your heart,

and you'll never walk alone,

you'll never walk alone.

Walk on, walk on with hope in your heart,

and you'll never walk alone,

you'll never walk alone.


SUNG BY TOM JONES: